En Diputados El oficialismo bloqueó la votación por Pfizer: “No vamos a seguir cambiando las leyes si el laboratorio no da el acuerdo”

El bloque de Juntos por el Cambio pidió apartamientos de reglamento para tratar tres proyectos sobre vacunas.

La polémica por Pfizer se reactivó en el arranque de la sesión de Diputados. El bloque de Juntos por el Cambio presionó para votar el proyecto que elimina la palabra «negligencia» de la Ley de Vacunas -una de las trabas para el acuerdo con ese laboratorio- y otro para garantizar la vacunación de chicos y adolescentes con comorbilidades, pero el Frente de Todos bloqueó el tratamiento.

«No vamos a seguir cambiando las leyes todas las semanas si el laboratorio no da el acuerdo«, explicó el presidente de la comisión de Salud, el oficialista Pablo Yedlin,y recordó que es el Ejecutivo el que está negociando para destrabar el contrato con la empresa.

La moción de apartamiento de reglamento -que necesitaba una mayoría de tres cuartos para avanzar- cayó con 122 votos en contra y 112 a favor.

El pedido de Juntos por el Cambio fue acompañado por los dos diputados de izquierda, los tres lavagnistas, el misionero Ricardo Wellbach y el rionegrino Luis Di Giácomo.

Junto al Frente de Todos votó el grueso del interbloque Unidad y Equidad Federal, los cuatro cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti, y Alma Sapag del Movimiento Popular Neuquino.

La diputada del PRO, Carmen Polledo, pidió que se vote la ley presentada por Juntos por el Cambio para quitar la palabra «negligencia» de la ley de vacunas.

«Desconocíamos que esa palabra era un obstáculo para firmar el contrato cuando lo aprobamos. Si además hubo razones ideológicas o geopolíticas no me preocupa. Pero esta es la única vacuna autorizada en el país para 12 a 18 años. No es un capricho. Ellos son los grandes ausentes de este plan de vacunación. «, se quejó Polledo.

La legisladora radical Claudia Najul, por su parte, pidió un apartamiento de reglamento para votar el proyecto de su autoría que propone darle prioridad a los chicos y adolescentes con enfermedades pre existentes.

«Hay dos vacunas – Pfizer y Moderna- que se usan en el mundo para el grupo de 12 a 18 años. Estamos comprando millones de dosis y solo necesitaríamos 100 mil para resolver esta problemática» señaló Najul y agregó: «Estos chicos hace un año y medio que están totalmente encerrados, encapsulados, separados de sus hermanos,abuelos, no ven la calle ni la escuela. Hay padres que perdieron sus trabajos porque no van a trabajar por miedo a traer el virus a la casa».

Por último, Rubén Manzi (Coalición Cívica) pidió tratar un proyecto de pedido de informe por las «demoras» para aplicar vacunas.

El diputado del Frente de Todos y presidente de la comisión de Salud, Pablo Yedlin, fue el encargado de explicar el rechazo del oficialismo a tratar los tres proyectos.

Aseguró que el Frente de Todos no descarta cambiar la ley de vacunas, pero que no lo hará todavía porque es el Ejecutivo el que está negociando con la empresa.

«La voluntad del bloque es realizar los ajustes necesarios a la ley para conseguir el tipo y la cantidad de vacunas para todos los argentinos. No tenemos una mirada geopolítica. Pero hoy eso lo está trabajando una mesa del ministerio de Salud, de Industria y la secretaría de Legal y Técnica«.

En ese sentido, apuntó que el cambio de la palabra «negligencia» no es suficiente. «Lamentablemente no soluciona el tema. Estamos esperando la confirmación de laboratorio porque no vamos a seguir cambiando las leyes todas las semanas si el laboratorio no da el acuerdo, si no tenemos la garantía de la industria».

El ministerio de Salud ya había señalado -en la respuesta a un pedido de informe pedido por la oposición- que el segundo problema en el acuerdo con Pfizer se relaciona con «los criterios para la aceptación de la garantía con contragarantía de ejecución en el exterior».

Respecto al caso de los menores, Yedlin reconoció que «hoy hay solo un un laboratorio autorizado» para vacunar a niños y adolescentes aunque señaló que pronto serán más y adelantó que la vacuna Sinovac ya está dando buenos resultados en China en la población de 3 a 17 años.

El mes pasado, el gerente general de Pfizer Argentina, Nicolás Vaquer, se presentó ante el Congreso. Negó que el Gobierno argentino haya pedido «pagos indebidos o exigencias de intermediarios» y si bien aclaró que la Ley de Vacunas «no es compatible con aspectos contractuales», no dio precisiones y confirmó que se «seguía negociando».

Ese día Vaquer informó que la oferta inicial de vacunas hecha al gobierno argentino en julio de 2020 había sido por 13,2 millones a entregar en tramos: un millón de antes de fin del año, 2 millones en el primer trimestre, 5 millones en el segundo trimestre y el resto en el cuarto trimestre.

En el oficialismo, sin embargo, habían destacado que no había garantías de que Pfizer cumpliera con esos plazos porque en otros países no lo había hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *